sábado, 4 de marzo de 2017

Ángela, Niño de Caravaca y Mariano de la Viña

A los 69 años de edad nos ha dejado esta semana "Ángela", la torera, la que derribó las barreras que impedían que las mujeres pudieran torear.

Avances que hoy en día nos parecen chocantes, pero que hace tan sólo unas decadas era lo común.

Aunque "Ángela" no fue la primera ni la última.

La foto que escogía el portal www.mundotoro.com para ilustrar la luctuosa noticia quizás no haya pasado inadvertida para muchos de Uds. que son capaces de identificar en ella a dos toreros de plata como la copa de un pino.

Justo detrás de "Angela", don Antonio Sánchez "Niño de Caravaca" y, un poco más atrasado en la imagen, don Mariano de la Viña.

El caravaqueño y el manchego fueron dos auténticos leones en el ruedo y gozaron en vida -y siguen gozando hoy en día- de la consideración de maestros de maestros entre los hombres de plata. 

Tuve la suerte y el privilegio de conocerles y tratarles en muchas ocasiones a los dos. Y de los dos aprendí enseñanzas que jamás olvidaré. 

El "Niño de Caravaca" me enseñó a coger el capote y la muleta, y aprender el ABC de la difícil técnica que sustenta el arte de torear.

Con Mariano de la Viña coincidí muchas tardes de toros, cuando daba mis primeros pasos en el mundo de la crítica taurina. A mi me gustaba ponerme a su lado para aprender y tenía la sensación de que a él le gustaba impartir aquellas clases particulares de astucia lidiadora, de cómo habían de colocarse los toreros en la plaza para ahorrar capotazos innecesarios e improductivos, sobre las reaccciones del toro durante la lidia,.. Era una auténtica delicia, y salías de la corrida "pesando" más como aficionado.

Por eso comparto hoy con Uds la imagen que publicaba esta semana www.mundotoro.com sobre la muerte de "Ángela", en la que aparecen junto a ella dos hombres cabales, dos torerazos de quitarse el sombrero y descubrirse ante ellos.

A los dos siempre les estaré agradecido. Eternamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada