lunes, 17 de abril de 2017

Mucho y buen toreo en el Festival de Lorca y una lamentable denuncia

Lamentable y fuera de lugar resulta la denuncia con la que hoy se ha desmarcado el Club Taurino de Lorca, referida a la presentación de algunos de los novillos de El Madroñiz que se lidiaron el pasado sábado en el Festival a beneficio del niño Jesús Moreno en la plaza portátil de Lorca.

Ni siquiera ese comunicado va a conseguir empañar el recuerdo del mucho y muy buen toreo que allí tuvimos ocasión de disfrutar.

Como la maestría de Rafaelillo ante la dificultad cambiante del más complicado de la tarde.

O el regusto que perdura en la tauromaquia ahora desempolvada de un Ramón Mateo "Morita" que dio gusto verlo cuando le cogió el punto a su novillo.

También disfruté con las inquietudes de Filiberto por practicar un toreo de economía de movimientos, minimalista diría yo. Aunque debe corregir lo de la espada con urgencia.

Hasta con el personalísimo concepto de Miguel Ángel Moreno, basado única y exclusivamente en el ritmo para acompañar las embestidas, sin prestar demasiada atención ni a la colocación ni a la ortodoxia. Lo consiguió frente al sobrero de regalo después de haberse mostrado sin sitio ni concentración con el ejemplar de lidia ordinaria.

El novillero Cristóbal Ramos "Parrita Chico" mostró estar en franca evolución y depurando un concepto más que interesante ante un voluminoso ensabanao alunarao que tuvo dulzura además de un pitón en un ojo.

Pero, sin duda, la mayor satisfacción me la dio la obra tan rotunda y tan redonda, tan emocionante y tan resplandeciente, que firmó Conchi Ríos. La mejor con difeencia de las que le he visto, por completa desde el inicio por verónicas de mucha fuerza, pasando por el toreo en redondo con ese especial empaque que le caracterizó desde sus comienzos, también con la mano izquierda, luego a pies juntos y, por supuesto, con la espada que le funcionó como un cañón.

Me gustó mucho el material que envió José García Guillén, por su nobleza y clase que permitió sacar tantas cosas buenas a los toreros. No me gustó tanto el ejemplar de El Ventorrillo que estoqueó Moreno en tercer turno. Ahora, ni mucho menos bien me ha caído la protesta del Club Taurino que está en su derecho de exigir, pero no en un festival como éste, en el que todo debería ir a favor de obra y desde siempre hubo hueco para festejos en los que se lidiaba la cola de la camada.

Lo sorprendente es que se quejan de los pitones defectuosos de los dos últimos novillos, el séptimo además era de regalo; pero me molesta especialmente que, señalando al sexto que correspondía al novillero sin picadores, no hayan protestado su enorme volumen para corresponder a un aspirante.

LOS DATOS:
Conchi cortó dos orejas y rabo.
Rafaelillo, Morita, Filiberto, el novillero Parrita Chico cortaron dos orejas.
Cuatro fueron para Miguel Ángel Moreno.
Con más de tres cuartos de entrada.
Novillos (6) de El Madroñiz y uno de El Ventorrillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario