domingo, 30 de abril de 2017

Clasicismo y espectacularidad de Juan "El Buscavidas" (de novillero a ayuda de Antonio Puerta)

Se llama Juan Sánchez, es de Lorca, y todos le conocemos como "El Buscavidas". Con ese sobrenombre de anunciaba en los carteles cuando en sus tiempos mozos quería ser torero.

Ahora es ayuda de mozo de espadas, y es una persona clave en el equipo de Antonio Puerta.

Siempre afable, aunque sabe mantener las distancias; siempre correcto y, lo más difícil, siempre oportuno. Más de uno le ha querido sacar a hombros cuando ha compartido los manjares de su inseparable nevera viajera, el la que nunca faltan bocadillos, pasteles, cocacolas, café, un chorrico para una copa,... eso más que una nevera parece una despensa a primeros de mes.

Juan torea como es. De verdad, por derecho, valiente,... Juan es lo que ves. No aparenta nada.

En su metro y medio de estatura casi no le cabe el gigantesco corazón que atesora.

Buen tío y buen torero. Mantiene su concepto, aunque se le notan los años al lado de toreros de tanta clase como el maestro Pepín Jiménez -con quien le conocí- o el propio Antonio Puerta.

En la Fiesta Campera de Antonio Puerta estuvo clásico y espectacular al mismo tiempo. Se estiró en redondo con el compás de quien paladea el toreo caro, y después al natural con las rodillas en tierra para añadir más dificultad y riesgo a las suertes.

Aquí le vemos también en unas imágenes captadas por Rocío Guillén toreando por manoletinas de muleta viva y enhiesta.

Este Juan, es mucho Juan.



No hay comentarios:

Publicar un comentario