viernes, 17 de marzo de 2017

Rafaelillo arranca el domingo un inmerecido 2017

Rafaelillo, por mucho que esté catalogado como máximo especialista en corridas duras, es incuestionablemente una figura del toreo.

Y como tal figura es una absoluta injusticia que se haya quedado fuera de las Fallas de Valencia, donde cortó dos orejas en esa misma plaza de primera en 2016 (una en Fallas de un toro de Adolfo Martín y otra en julio de un toro de Cuadri).

También lo es que se haya quedado fuera de Sevilla, cuando -más de lo mismo- cortó una oreja de mucho peso a un toro de Miura en la Feria de Abril de 2016.

Sí que aparece su nombre en los carteles de San Isidro. En dos tardes además, pero ya metidas en el mes de junio se antoja que por mucho que el del Barrio del Carmen podría quedar relegado su nombre de nuevo al ostracismo en las ferias que darán cuerpo al grueso de la temporada en julio y agosto.

Son capaces de dejarlo fuera de Pamplona, no sería la primera vez, después del historial de tardes en las que siempre triunfó o dio la cara. El año pasado mismamente, aunque una presidencia desconsiderada y desconocedora del reglamento le birlara en toda regla una más que merecida oreja (otra vez con "miuras").

Así las cosas, inmerecidamente fuera de Valencia, inmerecidamente fuera de Sevilla, este próximo domingo 19 de marzo va a arrancar su temporada vestido de luces en un festejo que organiza su íntimo amigo Antonio Soler.

Será en Ontur (Albacete) donde va a compartir cartel con el manchego Rubén Pinar, a quien también le está costando mucho entrar en los carteles a pesar de sus buenas actuaciones recientes en la primera plaza del mundo, que se supone que es Las Ventas. Por delante de ellos actuará el rejoneador aragonés Mario Pérez Langa con toros de Los Ronceles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario