jueves, 8 de diciembre de 2016

Mientras Emilio Serna se cuaja en Perú

A estas alturas de la película, el que más y el que menos ya sabe que Emilio Serna, el murciano de Las Torres de Cotillas, está desarrollando su tauromaquia y su incansable afición en Perú.

Lejos de malvarse ni caer en tentaciones baldías, Emilio se cuida y se esfuerza por mejorar cada día.

Está fotografía superior y todas las del collage lateral que captó Lula Cebrecos, su bellísima mujer, en la ganadería peruana de Camponuevo son toda una demostración de los grandes avances de nuestro paisano.

Emilio siempre ha tenido un fondo de torero bueno, de sentir el toreo por dentro con gran pureza y hondura. Ahora que se ha desarrollado y que ha podido culminar su punto de cuajo en un puñado de festejos por los pueblos de comarcas andinas, ahora, justo ahora, es cuando le tendría que llegar esa segunda oportunidad en ruedos ibéricos y ¿por qué no? poder presentarse y confirmar alternativa en Las Ventas o en el mismisimo ruedo de La Condomina -que regö con sangre de su femoral en su última actuación como novillero hace ya 14 años-.

Mientras aguarda, sin dejar de pensar en esos días de gloria, sigue metido en vereda. Este fin de semana hace doblete. Tiene toros el sábado y el domingo en Macusani y La Encañada, respectivamente.

Allī de jugará la vida a 4.000 metros sobre el nivel del mar y con unas plazas repletas de público.

El Perú ha crecido mucho taurinamente y más todavīa a raíz de ese figurón que les ha salido y que se llama Andrés Roca Rey.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada