martes, 16 de agosto de 2016

La culpa fue del cha-cha-chá... (RETROSPECTIVA DEL "SUCESO" DE BLANCA)

A día de hoy los "whatsapp" echan todavía humo comentando el suceso ocurrido ayer en la segunda y última novillada de la Feria de Blanca. Y no precisamente por hablar de las generosas orejas que se repartieron Miguel Angel Silva y "Lagartijo", sino por haberse lesionado dos novillos durante su estancia en el ruedo, y no tener previstos más que un único y reglamentario sobrero.

El accidente es, aunque reglamentario, lamentable. Pero más lamentable son si cabe muchas de las cosas que se han publicado en determinadas "webs" regionales -que ya se citan dándose autobombo para el regocijo general- que se han dedicado a tergiversar el asunto y a confundir como es su tendencia habitual.

Hoy mismo he tenido una tertulia "digital" con un amigo al que mantendré en el anonimato pero la cual es digna de ser transcrita aquí mismo.

- Manolo, ¿has visto el escándalo de Blanca? ¡Han salido dos toros cojos, no quedaban más sobreros y la corrida se suspendió! Ha tenido que intervenir la Guardia Civil para evitar un altercado

- Silverio, ¡te lo crees todo!

- Se suspendió porque sólo había un sobrero y ya había sido lidiado.

- No te informaron bien de lo sucedido: Un toro que se inutiliza durante la lidia -como el primero que se lesionó- no está contemplada en el Reglamento su devolución (y se devolvió). Si sólo se exige tener preparado un sobrero y lo emplearon así, si despues sale otro inválido ¿dime tú qué problema hay y de quién es la culpa? ¿Tuya, que estabas allí, por permitir que echaran el sobrero a destiempo? ¿Mía tal vez? ¿O de quienes escriben sin conocer el reglamento y equivocan a los lectores de buena voluntad? ¿Tu qué opinas?

- ¡Creo que la culpa fue del ganadero por mandar invalidos!

- Se lisiaron en el ruedo. Hasta corrieron bien en el encierro. Aún así ¿es culpa del ganadero? La culpa fue del cha cha chá...

- Nada, son cosas que pasan y hay que pasar pagina.

- Así es mi querido Silverio. Hasta otra.

- ¡Con Dios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada