sábado, 2 de julio de 2016

Paco Ureña cruje al natural a un "adolfo" en Soria

Después de una semana vertiginosa en el aire, sobrevolando de un continente a otro y viceversa, sin poder cortar orejas en ese periplo peruano de Cutervo, esta tarde Paco Ureña se ha quitado los fantasmas de su mente en Soria y ya puede encarar más tranquilo su próximo compromiso sanferminero.

Esta tarde ha cuajado una soberbia faena a su primer toro de Adolfo Martín, con el que se ha acoplado desde los lances de recibo, en los que de menos a más ha conseguido hilvanarlo con la capa, flexionando la rodilla.

Poco a poco fue "haciendo" al toro, que tenía buenos mimbres, pero rompió definitivamente en la sorprendente, inspirada y tersa muleta del lorquino, que, después de haberlo toreado con buena armonía por el lado derecho ha desnudado la muleta de espada y sencillamente ha bordado el toreo al natural.

Las tandas postreras de la faena, una faena medida y precisa, han sido rotundas, por la largura del trazo, por ser capaz de dejarle la muleta -rastrera, como decía el Maestro Antoñete- para tirar de él acariciando la arena con media bamba de la muleta sin dejar que se la tocara.

A lo que ha hecho Ureña esta tarde en ese primero de Adolfo Martín en la feria de Soria y que hemos podido ver a través del canal autonómico que más apuesta por la Fiesta de Toros como es Castilla La Mancha Televisión, a eso, en mi pueblo se le llama crujir el toreo.

Manejó la espada con contundidad y acierto letal, y le concedieron irremediablemente las dos orejas.

Brindó la faena del quinto a Juan Mora, con referencia a José Tomás como los dos toreros en los que más se inspiró. Lo intentó, consiguió algún lambreazo suelto de increíble concepción, y después de dos desarmes, lo mató con facilidad y gran dignidad.

Plaza de toros de Soria.
Sábado, 2 de julio de 2016.
Toros de Adolfo Martín, el 3º fue devuelto por su falta de trapío.

Morenito de Aranda: Palmas en su primero y silencio tras tres avisos.
Paco Ureña: Dos orejas en su primero y silencio.
Martín Escudero: Silencio en su primero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario