domingo, 5 de junio de 2016

Rafaelillo pincha otro faenón a un "miura" en San Isidro

Esta tarde Rafaelillo ha vuelto a cuajar con la mano izquierda a un toro de Miura en Las Ventas, en la última corrida del ciclo de San Isidro 2016.

A plaza llena, se rozó el "no hay billetes", el murciano ha hecho grande la embestida del "miureño" que reponía en cada muletazo complicando la ligazón y la seguridad del espada, que podía ser arrollado en el intento de ligar los muletazos.

Digo que reponía, pero eso sólo lo hacía por el pitón izquierdo. Por el otro lado, por el derecho, embestía con aviesas intenciones.

Menos mal que Rafaelillo anda en un momento de forma privilegiado y lee como nadie el idioma que "hablan" los toros de esta ganadería. Y cuando digo como "nadie", quizás debería haber dicho "mejor que nadie de los toreros del escalafón actual".

Hubo muletazos de una belleza sublime, unos, por la relajación y la soltura de muñecas, y otros, por la capacidad de mandar la embestida allá hasta adonde la agalgada anatomía de aquél gigante de 605 kilos era capaz de llegar.

A la obra le faltaba la rúbrica, pero esta llegó al tercer intento y así, en Madrid, no hay oportunidad de cortar trofeos.

En cuarto lugar lidió un sobrero que había estado "mil" veces anunciado como tal este San Isidro según se ha podido comprobar en los programas de mano facilitados por la empresa Taurodelta. El sobrero sustituía al blando primer toro de lidia ordinaria, pero se soltó en cuarto lugar por expreso deseo de Rafaelillo. Basto y con hechuras de buey, el de Valdefresno, no tuvo mal son, pero le fallaron las fuerzas en los momentos clave. Rafael le dibujó algún buen muletazo, pero no pudo edificar faena de triunfo. ¡Y encima le mató de una gran estocada!

Sus compañeros de cartel tampoco. Ni Javier Castaño, ni Pérez Mota, soñaron de lejos el toreo que practicó un maestro de maestros como Rafaelillo en otra faena para recordar por su categoría, no por los trofeos, que tiró por la borda una vez más por culpa de esa maldita espada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario