lunes, 4 de abril de 2016

La cornada a Puerta reventó la Puerta Grande en la "victorinada" de Cieza

Con la puerta grande asegurada para Rafaelillo y Paco Ureña, por méritos propios y con dos y tres orejas respectivamente en su haber, a Antonio Puerta sólo le quedaba tirar por la calle de en medio para sumarse a esa ansiada foto final de triunfadores.

Había toreado a placer sobre la mano derecha al primer "victorino" de su carrera, pero lo había pinchado.

El nulo y mansurrón sexto no lo ponía fácil para lograr la oreja que le faltaba, y le sorprendió cuando estaba metiéndose entre los pitones para apretar el acelerador en el cierre de faena.

Rafaelillo pechó con el toro más complicado de la corrida, el primero; y con otro que tuvo movilidad y al que le cortó las dos orejas por una faena en la que sacó a relucir su buen oficio.

Paco Ureña vislumbró que está en un excelente momento de forma. Disfrutó las claras embestidas de su primero, y se impuso a las nada claras del otro.

Rafaelillo y Ureña declinaron la salida por la puerta grande para ir hasta la enfermería a interesarse pos su compañero herido en un gesto que les honra como figuras del toreo y como caballeros fuera de la plaza.

La corrida de Victorino Martín fue interesante y variada, estuvo correctamente presentada, y se le dio la vuelta al ruedo al 5º de forma que sólo podía justificar su segunda entrada al caballo, o el comportamiento conjunto -excepción hecha del primero de la tarde- hasta ese momento de la corrida.

El público ocupó más de tres cuartos del aforo de la plaza de toros de Cieza.

Rafaelillo (rojo y oro): Ovación y dos orejas.
Ureña (noche y oro): Oreja y dos orejas.
Puerta (palo de rosa y oro): Oreja y cornada de 25 centímetros en el gemelo de la pierna izquierda que afecta a masa muscular (es el mismo gemelo afectado por la extensa cornada del pasado año en Las Ventas).

Saludó en banderillas Antonio Cama y Salvador Lobato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada