domingo, 13 de marzo de 2016

Rafaelillo y Ureña puntuan en Fallas ante descafeinada "adolfada"

Rafaelillo y Paco Ureña han cortado una oreja cada uno esta tarde en Valencia ante una corrida de Adolfo Martín a la que le ha faltado la chispa de otras tardes.

Hubo toros tan claros y blandos como el protestado primero de Rafaelillo, al que había saludado con dos largas de rodillas pero llegó tan apagado y a cámara lenta al último tercio que era imposible engarzar dos muletazos.

Al cuarto le saludó con poderosos lances flexionando y apoyando una rodilla en tierra y luego anduvo muy por encima de él en una faena de muleta en la que dejó constancia de su sitio. Bien a espadas, se le pidieron las dos orejas pero él mismo tuvo el detalle de reconocer que la faena no era de dos porque el toro no le había dejado hacer las cosas queeél lleva dentro.

La oreja que paseó el lorquino Ureña del tercero le costó una dura paliza, al ser prendido aparatosamente por la corva. Se sucedieron varios segundos dramáticos con Paco colgado a contrapeso del pitón o cuando ya en la arena le pasaron los pitones por el pechoperdiéndose por el corbatín hacia la clavícula. Tras el palizón de órdago se rehizo intentó repetir el toreo vertical de la Feria de Otoño, que no asomó ni de lejos.

Mató con contundencia y paseó una oreja antes de meterse en la enfermería hasta el sexto turno, donde ante un toro medio anotó pasajes de cierto interés sin poder redondear con éxito. De haber acertado con la espada y ante un público tan entregado y sensible habría obtenido la oteja que le habría otorgado el derecho a la puerta grande.

La misma dignidad y buen momento que los murcianos también la mostró el sevillano Escribano ante un lote medio pero no fue su tarde con la espada y todo se difuminó.

Valencia, Domingo 13 de marzo de 2016. Tercera de la Feria de Fallas. Toros de Adolfo Martín. Rafaelillo, palmas y oreja tras aviso con petición de la segunda; Manuel Escribano, ovación y ovación con saludos tras petición; Paco Ureña, oreja y ovación de despedida.Entrada: Casi lleno. Tras el paseíllo, los tres toreros saludaron una fuerte ovación del público puesto en pie, entre gritos de ¡libertad, libertad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada