viernes, 14 de agosto de 2015

Blanca (Murcia): Ginés Marín, un grande en ciernes

Se abrió la Feria de Blanca con duelo por el trágico suceso de la muerte de un vecino en el encierro de la víspera. Se guardó un sentido minuto de silencio al finalizar el paseillo. No hubo música en toda la tarde -salvo la de los clarineros-, ni en el pasacalles, ni en el paseillo, ni durante las faenas.

Pero sí hubo toreo. Lo firmó el extremeño Ginés Marín, poniendo toda la sensibilidad frente al enclasado claudicante primero de su lote; y poniendo toda la fibra frente al que cerraba plaza, con más motor y complicaciones que los restantes.

La espada le privó de un triunfo abultado. Sólo paseó una oreja, pero se enredó con el verduguillo en el cuarto y perdió la puerta grande. Pero a matar se aprende.

Salí de la plaza con la sensación de haber visto a un torero muy grande, con mucho futuro, con un valor útil para hacer el toreo, para esperar las embestidas dormidas del uno, y también las tarascadas del otro. Ojo a Ginés Marín.

Francisco José Espadas se despedía de novillero, previo a la alternativa que tomará en Cuenca dentro de unos días de manos de Morante y Manzanares. Mató sus dos novillos de Torrestrella en Blanca, pero "estaba" más en Cuenca que en Blanca... y pasó la tarde en blanco. Frente a un lote medio, con dos novillos que se dejaban, un novillero con su bagaje, y a las puertas de la alternativa, no se puede permitir el pasar de puntillas.

La novillada de Torrestrella que sustituyó a la anunciada de Javier Molina fue más seria y más grande devlo que precisa esta plaza. El tipo idóneo es el del segundo, jabonero, reunido, bajo, y de gran clase en su embestida. Fue el mejor, y el más blando de un encierro  de por sí muy blando.

Lo peor, la escasa presencia de público. Apenas un tercio en un coso de tan reducido aforose antoja muy pobre para un municipio tan taurino como la "Villa del Toro" y para que "duela" tanto cuando perdemos la novillada de Murcia.  ¿Donde estaba hoy la afición?

Blanca (Murcia). Viernes 14 de agosto de 2015. Primera de feria.
Novillos (4l de Torrestrella.
FRANCISCO JOSÉ ESPADAS (turquesa y oro): Ovación y palmas tras aviso.
GINÉS MARÍN (botella y oro): Oreja y silencio tras aviso (que debieron ser dos).
Un tercio de entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada