domingo, 7 de junio de 2015

... y pincha una faena de orejas al cuarto en Las Ventas

Rafaelillo salió decidido a triunfar a toda costa en la segunda parte de una miurada que, hasta el momento estaba resultando plana, monótona, sin atisbo de las señas que dieron fama a la legendaria vacada sevillana.

Tras la larga cambiada de rodillas el toro había intentado saltar al callejón, pero la clave de los dos primeros tercios -donde lanzó un pitonazo a la pechera de Pascual Mellinas- la tuvo el lidiador José Mora, que le bajó las manos y le prolongó la embestida en cuatro o cinco lances impecables, profundos y en línea recta.

Ahí leyó Rafaelillo las virtudes del "miura", y junto con sus ansias de resolver en Madrid la dureza e injusticias que está sufriendo en los despachos, brindó la faena al público. Esa fue la primera ovación de la tarde ¡en el cuarto toro!

Se hincó de rodillas para captar la atención del respetable, que entró de lleno en una faena en la que hubo argumento, expresión, momentos de peligro, derrotes por alto, embestidas humilladas,, la movilidad característica del encaste, aunque en muchas ocasiones el toro llegaba dormidito y sin romper definitivamente a tomar la muleta.

Ahí sacó la maestría y las horas de vuelo el murciano, para aguantar sin que le temblara el pulso y anotar muletazos increíbles por su armonía.

Llegó a abandonarse Rafaelillo al natural, con verticalidad y gusto, y el "miura" cumplió su obligación de recordarle quien era. Por eso le tiró un pitonazo al abdomen en el que por fortuna sólo le arrancó la botonadura de la taleguilla.

Todo apuntaba a que sería faena de oreja u orejas, pero tuvo que utilizar la espada en tres ocasiones y llegó el cabreo y la desilusión, y el despertar del sueño para volver a la cruda realidad.

Rafa estaba cabreado. Se dio un cabezazo contra la barrera y arrojó con desaire la muleta al callejón.

Salió a recoger la ovación y le obligaron a dar una clamorosa vuelta al ruedo que dio entre sollozos sabedor de que habia rozado algo grande en la plaza más grande, en la feria más grande, ante la corrida más difícil.

Enhorabuena, torerazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada