sábado, 20 de junio de 2015

Se perpetró la injusticia en el debut de "Chicote" en Calasparra

Cómo me encantaría defender el cartel que programa el empresario Pedro Perez "Chicote" para el 30 de julio en Calasparra.

Pero moralmente no trago con las injusticias, sobre todo, cuando son injustificables.

Primero, porque la combinación se antoja un puñado de retales inacabado, cojo, sin remate.

Segundo, porque falta a lo que debería ser una regla fija en el toreo -y en la vida-: que se promocione a los mejores y a los triunfadores, si no ¿de qué coño sirve serlo?

Programar un evento con una fuerte componente torista en cualquier plaza de la Región de Murcia y no anunciar a Rafaelillo -y más aún después de su último faenón en San Isidro- deja de ser un mero anuncio para convertirse en blasfemia.

Peor se retrata el empresario que desprecia los méritos contraídos en la plaza que regenta. O sea, que si un novillero ha cortado ocho orejas y dos rabos en sus dos actuaciones de 2014, que resultaron memorables e históricas (nadie nunca lo había conseguido antes), el primer puesto -si hay novillero en el cartel- debería tener su nombre. Y ese nombre es el de Antonio Puerta. Y después Filiberto, que es calasparreño, y la afición demanda un mano a mano con el ceheginero. ¿Acaso no habría resultado más interesante?

El torismo se puede basar en ganaderias toristas propiamente dichas. Bien por Miura y Partido de Resina, ahí no hay ninguna duda. Pero ¿Castillejo de Huebra y Peñajara son realmente toristas? ¿Algún torero de postín se anuncia con Castillejo o con Peñajara para hacer una gesta? ¿En qué feria torista se cuenta con ellas?

Precios: el tendido general sin numerar en sombra por 38 € y en sol -el que se atreva- por 30 €.

Ojalá se ponga el cartel de "no hay billetes" el dia 30 de julio en Calasparra y que los anunciados salgan a hombros, pero el daño hecho, hecho queda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario