viernes, 24 de abril de 2015

La vieja plaza de Cartagena sigue ocasionando anécdotas rocambolescas

La guinda que le faltaba al "pastel" que tenemos en Cartagena con la problemática taurina, parece este último desencuentro del que hoy informa la agencia EFE y lo publica, por ejemplo, el diario La Verdad.

El Ayuntamiento de Cartagena recibirá 20.000 euros en concepto del Impuesto sobre Instalaciones,  Construcciones y Obras (ICIO).

¿De donde saldrán?  De la cuenta del Institito de las Industrias Culturales y las Artes de la Región de Murcia.

¿Por qué?  Como consecuencia de no haber satisfecho en su día este tributo por las obras de demolición parcial del antiguo coso de la calle del Ángel.

Un edificio al que jamás tuvimos que dejar perder. El peso de ese lastre siempre recaerá sobre lo taurino en mi "pueblo". Ojalá no le suceda parecido a la ciudad de Lorca con Sutullena. No lo debemos consentir.

¿Quién exige ese incumplimiento? Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia desestima el recurso presentado por el ente que tendrá que hacer el abono, que consideraba que aquellas obras estaban exentas de dicho tributo.

Sin duda, una anécdota más para engrosar el cúmulo de despropósitos que han surgido en torno a la lamentable situación en que "sobrevive", como un zombie, la vieja e histórica plaza de toros de Cartagena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario