miércoles, 1 de abril de 2015

#FuerzaBelando

Pablo Belando entrenando. (Foto: Instagram)
Gorda, muy gorda, la que le ha caído a Pablo Belando con la desagradable lesión de futbolista que sufrió el pasado domingo en Caravaca de la Cruz.

Una vez confirmada la rotura de ligamentos cruzado y lateral de su rodilla izquierda, como consecuencia de la voltereta con luxación que le propinó el quinto novillo de Toros de la Plata, no cabe más que afrontarla con la mayor entereza y torería.

Sí, torería. Me consta que la tiene más que suficiente para salir airoso de éste revés, que le llega en el peor momento, justo cuando ha encontrado a un hombre como Antonio Soler que ha sido capaz de devolverle la ilusión, y de ponerle a torear.

Ahora que escalaba posiciones en el escalafón, donde ocupa el segundo lugar -un excelente posicionamiento de cara a la contratación por las comisiones de festejos de csra a los meses veraniegos-, ahora, justo ahora, se le viene encimera esta pedazo de lesión.

Por el momento, se ha puesto en manos del mejor equipo de profesionales de la medicina deportiva, y máximos especialistas en este tipo de lesiones en las extremidades, como son don Mariano de Prado y don Pedro Luis Ripoll, en el Quirón - San Carlos de Murcia.

Estoy seguro de que se va a restablecer y que volverá a los ruedos. Porque esa será su mayor victoria personal frente a este contratiempo. Pero le vienen tiempos difíciles.

Primero, la operación a la que se tendrá que someter, aun a pesar de las modernas técnicas minimamente invasivas que dominan De Prado y Ripoll.

Y luego la dolorosa, exigente y lenta rehabilitación. Ahí tiene a otro gran profesional, maestro en fisioterapia, como el -además matador de toros retirado- célebre Pepe Soler para echarle una mano.

Ojalá se le pase esta pesadilla en un abrir y cerrar de ojos y más pronto que tarde le encontremos con el capote de paseo liado en cualquier patio de cuadrillas.

Eso será buena señal.

Pablo, Mucha Suerte y Mucha Fuerza. Desde aquí mi grito de #FuerzaBelando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario