domingo, 15 de febrero de 2015

"El Morano", bajo la sombra de un gran maestro

El Morano, hoy en lo de  Sánchez-Cajo.
Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija. Y el incipiente novillero de Galifa (Cartagena), Emilio López "El Morano" está aprendiendo la profesión más dura y difícil de la mano de un auténtico maestro.

Alfonso Romero Rocamora te caerá mejor o te caerá peor, lo que muchas veces depende de si eres capaz de aceptar que te digan las verdades a la cara, pero es incuestionable la categoría de torero que ha sido y seguirá siendo mientras viva.

Romero, el mismo que se dio un abrazo en septiembre de 1973 con Manzanares padre y el mismísimo Niño de la Capea el día en que se doctoraba en La Condomina, se está ocupando del "chaval".

Hoy le ha acompañado a la finca albaceteña de los Sánchez Cajo, que en los últimos días está funcionando a pleno rendimiento para los toreros murcianos, donde "El Morano" ha toreado una becerra de Luis Frías.

Según la nota de prensa facilitada ha resultado: "buena por el pitón derecho y casi excelente por el izquierdo. A medida que avanzaba la mañana el viento ha aumentado en intensidad".

La misma información se completa con el mensaje del maestro Romero: "a Emilio le ha servido esta erala para aprender a pensar tanto en el animal que tiene enfrente como a la manera de colocarse buscando el lugar donde el viento le permitiese realiza cada acción".

Si el maestro destaca la astucia lidiadora de su pupilo, por algo será.

No hay comentarios:

Publicar un comentario