sábado, 17 de enero de 2015

Diego Urdiales imita a Escribano, en los galardones del Quite de Calasparra

Luis Miguel Villalpando junto al ganadero
Adolfo Martín esta noche en Calasparra.
Esta misma noche debería estar Diego Urdiales recogiendo uno de los galardones que concede anualmente la Asociación Taurina El Quite, de Calasparra. Pero el arnedano no ha comparecido. Ha enviado en su representación a otro gran torero -ya retirado por cierto- como Luis Miguel Villalpando.

Y a mi me encanta que Urdiales les haya fallado, lo confieso. Igual que cuando en 2014 hizo lo propio el sevillano Manuel Escribano.

Reconozco que es una pena que me alegre porque en esta asociación hay gente que merece mucho la pena, como por ejemplo Juan Carlos Marín, un gran conocedor de la historia y vigencia de los estandartes de la bravura, con un criterio muy consolidado en favor del torismo, y con quien es un placer entablar debate. Y como él, también otros muchos.

Pero mientras consientan plácidamente que su "presi" siga sin disculparse públicamente (ni en privado tampoco) por la metedura de pata que tuvo en su discurso en esta misma gala de enero de 2014, que no esperen de mi otra cosa.

Una metedura en la que el Sr. Pérez manifestó públicamente lo que piensa sobre los "trincones" de la prensa taurina, esos que somos capaces de "perder la virginidad" (digo yo, la anal) por un pase de callejón para ver "de" gratis la corrida. Así somos.

Sí han comparecido los demás premiados. Entre los que destaca que no se haya señalado el gran acontecimiento protagonizado por nuestro paisano "Rafaelillo" con la corrida de Cuadri en la Feria de Julio de Valencia.

Ese es un petardo mucho mayor que el de las ausencias comentadas, que el de la parrafada del "presi", y que el de los compañeros de la prensa que se brindan a presentarles el evento o que aceptan un trofeo que les destaca por sus méritos periodísticos (¿acaso no está ese galardón envenenado?)




No hay comentarios:

Publicar un comentario