miércoles, 7 de enero de 2015

Alternativitis (fiebre por tomar la alternativa)

Estas Navidades, y sobre todo estos últimos días, se ha propagado con fuerte virulencia en nuestra Región de Murcia lo que podríamos denominar como "alternativitis".

Más exactamente "alternativitis aguda" es lo que sufren algunos compañeros de la prensa que se han liado la manta a la cabeza y han comenzado a pronosticar alternativas a troche y moche para este recién nacido 2015.

Van desde los que en sus vaticinios no dan nombres, pero apuestan por llamar al Guiness de los Records, hasta los que citan la raquítica relación de novilleros con picadores que se nos quedaría (en activo o inactivo por las circunstancias del sistema vigente, no precisamente por falta de cualidades para funcionar).

¿Alguien en su sano juicio cree que la solución pasa por doctorarse? Más todavía, ¿por doctorarse prematuramente? ¿Piensan en resolver su futuro o (más) en alcanzar el título y acto seguido cortarse la coleta?

Desde aquí, y respetando todas las opiniones, creo que hay que ser muy valiente y estar muy convencido de sus propias posibilidades para tomar una decisión tan seria como la de pretender tomar la alternativa.

A la alternativa (y a la profesión) hay que tenerle un respeto. Respeto del toricantano y respeto de quienes la otorgan (padrino y testigo)..

No es más torero el que toma la alternativa que el que no la toma. Se puede ser muy torero y no tomarla. Me viene inmediatamente a la cabeza el nombre de Domingo España, que no llegó a tomarla -cierto es que por un grave percance justo cuando iba a encararla con muy buen ambiente-. ¿Se puede ser más torero que Domingo?

Siempre se podrá decir eso de que aquellos eran otros tiempos. Pero, tomarla en los actuales, ¿es que no son conscientes algunos de la brillante baraja de toreros (y figuras) que hay y del nivel que demuestran a diario.

Tomar la alternativa sin la fuerza ni el ambiente, sin la ambición ni la convicción de poder competir y codearse con los mejores, es para mí un error. A día de hoy, en Murcia sólo hay dos hombres que dan el perfil.

Permítanme que me reserve sus nombres, pero reviento si no doy sus iniciales. Para mí son A.P. y F.M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada