miércoles, 31 de diciembre de 2014

¡Adiós 2014! ¡Hola 2015!

Se va el 2014 y lo hace dejando un regustillo agridulce. Ni José Tomás ni Morante, dos de los toreros en activo más importantes de todos los tiempos, ninguno de los dos ha hecho el paseillo en 2014 en ninguna de las plazas de nuestra Región. Y eso que uno de ellos, Morante, ha sumado 30 festejos y con su denominado "Morante Tour" ha pisado plazas tan próximas a nuestra provincia como las de Alicante o Almería,  donde además actuó en Roquetas de Mar.

Más y peor. En 2014 se ha recuperado la novillada picada de la Feria de Murcia. Con tímida respuesta de público. A pesar de la inclusión de dos murcianos, como Pablo Belando y Filiberto, que sigue creciendo en la profesión con pasos muy firmes, pero el cartel quedaba falto de argumento con Lama de Góngora, que no pintaba nada.

Mientras tanto Antonio Puerta acariciaba la Espiga de Oro, galardón que había conseguido apenas unos días antes, con la que coronaba una campaña increíblemente brillante, justo cuando algunos le daban por muerto.

De todos los festejos organizados en los límites de nuestra fronteras regionales, sólo se colgó el ansiado cartel de "no hay billetes" en la encerrona de Filiberto en Blanca. El empresario Antonio Soler, un industrial de la fruta, demostraba como con imaginación se puede atraer al público y al aficionado.

Amplió su espectro empresarial, apoderó al propio Belando, y sólo un pero: no contó en ninguno de los carteles que confeccionó con el ceheginero Antonio Puerta.

Aunque eso fue lo que hicieron casi todos, salvo las honrosas excepciones en Cehegín, Caravaca y Calasparra, donde Puerta cumplía un doblete histórico; al tiempo que se "castigaba" con una injustificada y polémica ausencia al local Filiberto

Pero vaya, tanto mencionar a Puerta y Filiberto y no hemos tenido ocasión de verles juntos en todo el año, a excepción del celebérrimo festejo de Tobarra (Albacete). Su tirón y expectativas debería haber sido aprovechado algunas plazas de nuestra tierra en delicada situación. Como Yecla, Cieza, Caravaca, Murcia, y hasta para ganar terreno recuperando novilladas donde otrora, artificialmente, se daban corridas de toros y ahora queda un solar.

Sin duda la más perjudicada es la de Lorca. La centenaria Sutullena no termina de aclarar su futuro. Permanece pagando las consecuencias de los devastadores terremotos de 2011.

El empresario Juan Reverte y el lorquino Paco Ureña, que ha firmado su mejor temporada con presencia en los grandes escenarios del toreo, obraron el milagro de devolver los toros a la Ciudas del Sol en una plaza portátil. Bienvenida sea.

Rafaelillo remontó una delicada coyuntura con un sobresaliente cum laude en Valencia y Mobt de Marsan, con "cuadris" y "miuras", ahí es nada.

Por lo demás, el Maestro Ortega Cano entró en prisión para cumplir condena por un fatal accidente de tráfico, no sin antes darse el gustazo de organizar en Cieza un acontecimiento de primer orden como aquella histórica corrida en la que el propio Ureña indultaba un "victorino".

En cuanto a fomento de la Fiesta estamos de enhorabuena por el nacimiento del Club Taurino de Torre Pacheco y la iniciativa de los aficionados prácticos de Calasparra.

Ahora que suenan los clarines del 2015, se agolpan todos nuestros grandes deseos. Ojalá pase a los anales por sus grandes faenas, por la recuperación de alguna de nuestras plazas,... Y sobre todo por la esperanza de que pronto contaremos con dos o tres nuevos matadores de toros de la tierra. Ojalá les den sitio a sus triunfos. Esa será la mejor noticia.

¡Feliz Año 2015!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada