domingo, 5 de octubre de 2014

Y los toros regresaron a Torre Pacheco...

Víctor Janeiro, triunfador esta tarde en
Torre Pacheco. (Foto: Manolo Guillén)
Cinco años más tarde, regresaron los toros a Torre Pacheco. Y es una buena noticia, le pese a quien le pese, y aunque haya sido con motivo de un festival sin picadores con la participación de un rejoneador, un matador de toros y de un novillero de la tierra.

En Torre Pacheco se vuelve a hablar de toros. Nunca se dejó de hacerlo. Pero ahora, con nuevas razones, gracias a la magnífica proyección de la tauromaquia que emana del recién inaugurado Club Taurino local.

Lo de esta mañana, con un encierro infantil que ha hecho las delicias de varias decenas de niños y niñas, que ha sido un excelente prólogo para la clase magistral de Víctor Janeiro, con la plaza del antiguo ayuntamiento pachequero, a rebosar.

Lo de esta tarde, también ha tenido su entidad. Sobre todo, por lo que representa que se vuelva a instalar una plaza portátil en esta población para celebrar un festejo taurino. No sucedía desde aquél ya lejano 10 de octubre de 2009. Por eso, no entiendo, que en estos días en los que la Fiesta está siendo vilmente atacada, y que la voluntad prohibicionista no da tregua, como nosotros mismos, los de dentro, no nos alegramos de noticias tan ilusionantes como esta. Como la de que la bandera taurina vuelva a izarse en un municipio del que fue arriada hace ya un lustro.

Por eso me da la gana de alegrarme y creo, que como yo, somos muchos los que lo hacemos. Mientras que la llamada primera plana de la prensa regional hace mutis por el foro, caso omiso a estar presente en esta cita de la que debemos sentirnos orgullosos. No por el festejo en sí, ni por los integrantes del cartel, ni por su mayor o menor atractivo, ahí no entro en este momento; sino por su significado.

La plaza ha registrado media entrada larga. El rejoneador Sebastián Fernández ha mostrado su buen concepto y limitada cuadra, en dos actuaciones variadas y voluntariosas que se han saldado con oreja y oreja. El matador de toros Víctor Janeiro ha paseado las dos orejas y el rabo del último "guardiola" que se lidia por desaparición de la ganadería. "Sonajito-23", de Guardiola Fantoni, ha sido premiado con la vuelta al ruedo póstuma. El gaditano ha cortado también una oreja de menor peso a su primero.

El cartagenero Raúl Sáez ha sido premiado con la oreja más benevolente del festejo, tras su reiterado desacierto con el verduguillo. Ha mostrado algunos rasgos de aquello tan bueno que nos enseñó hace años, cuando toreaba con algo más de continuidad, ante un novillo mansurrón y desganado, ante el que ha brillado en banderillas el pachequero José David Lorente.

Raúl brindó su faena a Isidro García Guillén, presidente del Club Taurino de Torre Pacheco. Y yo le brindo estas líneas a toda la afición de este rinconcito del Campo de Cartagena que merece la pena conocer y que taurinamente merece todos mis respetos.


FICHA:
TORRE PACHECO, Domingo 5 Octubre 2014
Media entrada. Cielo encapotado.
5 erales de Roque Jiménez (1º, para rejones), Los Ronceles (2º, para Janeiro), Sáncho Dávila (3º, para Sáez), Guardiola Fantoni (4º, para Janeiro) y Hermanos Badía (5º, para rejones).
SEBASTIAN FERNANDEZ (rejoneador): Oreja y oreja.
VICTOR JANEIRO: Oreja y dos orejas y rabo.
RAUL SAEZ (novillero): Oreja, en el único que le correspondió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada