lunes, 4 de agosto de 2014

Puerta, la nota de clase en la novillada de Las Ventas

La nota de clase la puso este domingo en Madrid el ceheginero Antonio Puerta.

Hizo el único toreo de capa reseñable en toda la tarde ante el que abrió plaza, al que lanceó con verticalidad y gusto para rematar con una media en la que se oyó el "bieeen" de los cabales.

A ese primero, que no tuvo maldad y tuvo como mayor virtud la prontitud, le faltaron muchas cosas para ser novillo considerado en Las Ventas, como fuerza, humillar, transmisión...

Tras brindar a Vicente Carlos Campillo "el Míster", Puerta se acopló mejor por el derecho. Y en largos y embrocados pases de pecho. Y tras el cierre por bernadinas y una soberbia estocada, si el novillo hubiera rodado, le corta una oreja. Dicho por los de allí.

El cuarto era un novillo muy cuajado y apretado de carnes al que Puerta le hizo parecer mejor. Muy "apalancado" en la arena el de Aurelio Hernando, que vendía caras sus embestidas, el de Cehegin hizo un esfuerzo con gran naturalidad y buena línea en cercanías.

Se dio un arrimón muy serio, rematado con dos circulares que terminaron por convencer a europeos y asiáticos.

Pero se lió a pinchar. Llevaba cinco novillos muy bien estoqueados, los cinco de Tobarra, Calasparra y el primero de Madrid, y fue a pinchar y a enfriar los ánimos en el más importante de todos. Cosas de la suerte y del destino.

Saludó dos fuertes ovaciones y marchó a casa con la cabeza muy alta. Y con las puertas abiertas para volver otro día. Quizás pronto, porque gustó nuevamente en Las Ventas.

El resto de la novillada tuvo ejemplares muy chungos para el toreo moderno. Como el segundo, muy duro, y sobre todo el tercero, que no tuvo un pase.

El quinto fue de puerta grande. Noble, con calidad...

El sexto, era el sobrero de Hermanos Martín, fue de más a menos.

Pero la vulgaridad se hizo presente en un verdecito Juan Millån, y en un César Valencia que de lo que más tiese es oficio. Dio una vuelta tras petición de oreja.

Pero la clase la puso Puerta. Y en el recuerdo queda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario