lunes, 16 de junio de 2014

Rejoneo en rosa y toreo en blanco, en La Aljorra

Excelente ambiente para presenciar un festejo mixto en la pedanía cartagenera de La Aljorra, bajo la organización de "El Gris".


Muchas caras conocidas de la Cartagena más Taurina. En el palco, toda una institución como asesor, don Jesús Navarro, matador de novillos.


Las familias de mayor raigambre en el mundo del rejoneo cartagenero, como las de Pedro Hernández "El Cartagenero", la saga de los Solano, aunque ni el uno ni el otro sino sólo sus familiares más directos hicieron acto de presencia en la plaza portátil.


No faltaron aficionados cualificados, entre los que destaco la siempre grata presencia del trovero Hilario Andreu.


Desde el entorno de Torre Pacheco vimos las caras de dos que se han puesto delante del toro, como Miguel Sánchez "El Balsiqueño" o Eugenio "El Ferreño".


La plaza registró una más que aceptable entrada, para un cartel compuesto por el rejoneador Raúl Martín Burgos y Ana Rita, y la presentación del aspirante Emilio "El Morano".


Se cortaron ocho orejas y dos rabos de una manejable novillada con el hierro de Roque Jiménez.


Decía en el titular que "Rejoneo en rosa", por aquello de que la portuguesa Ana Rita, que vestía a la Federica con una saya del mismo color que la famosa pantera, se llevó la tarde en cuanto a pureza y pretensiones artísticas se refiere. Aunque sus cabalgaduras no le correspondieron, sino que más bien, buscaban la huida.


Raúl Martín Burgos anduvo muy voluntarioso y con oficio para resolver las papeletas que le presentaron los de su lote. Pero el camino para entrar en la élite del rejoneo le queda lejano.


En el entreacto de los dos rejoneadores, despachó un becerro de la misma ganadería "El Morano". Se lucieron con la capa, Alberto López "El Niño del Barrio", y con los palos, Carmelo González "El Gallo de Lorca". "El Morano" recibió a portagayola, y dijo poco, de ahí lo de "Toreo en blanco", ante una parroquia que le arropó en el triunfo. Lo mejor, un estoconazo hasta las cintas en la suerte contraria del que salió rodado el novillo.


Realizó labores de sobresaliente de espadas, el novillero sin picadores manchego Eduardo Navarro, que dibujó los mejores lances de la tarde, en su intervención en el primero de rejones y en otro bellísimo y variado quite que realizó al de "El Morano".


Hizo una tarde muy agradable, las buenas gentes de La Aljorra lo pasaron en grande, y vi los toros junto a mi amigo Paco Sastre y a mi pequeño Alvarito, que no se quiso perder la cita "de los caballos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario