jueves, 23 de mayo de 2013

No me gusta como canta la cabra en Calasparra

Con mal rollito, muy mal rollito, se ha ¿presentado? el primer certamen Espiga de Plata organizado por la recién constituida Comisión Taurina de Calasparra.

Quiero pensar que los reiterados errores que está cometiendo esta comisión, llamada a potenciar la Fiesta de Toros en la villa arrocera, se deben única y exclusivamente a su inexperiencia.

Quiero pensar que obedecen sólo a la impericia del incipiente e inexperto novillero (valga el símil). Y no a las malas intenciones del ganado resabiado y de media casta (valga otra vez el símil taurómaco), al que le falta bravura para acometer con entrega y rectitud hasta la extenuación.

De primeras han comunicado "oficialmente" a diversos medios la información relativa al cartel de la Espiga de Plata, que se disputará el sábado 8 de junio. No a todos. De primeras sólo a los mejores y más influyentes... a la élite... y luego -en una misiva más global- sí comunican por fin la rectificación (de la rectificación) del cartel original. Es decir, la segunda rectificación.

Lo peor no ha sido esa falta de comunicación, o la comunicación tardía del responsable del Gabinete de Comunicación, Sr. Don Juan Carlos Marín. ¡Más vale tarde que nunca! Eso queda en mera anécdota al lado de las siguientes reflexiones.

Me parece mal que estos "nuevos empresarios" hayan caído en el mismo error con el que trataron de "reventar" a algunos de los organizadores que les antecedieron en el cargo. Por ejemplo, la falta de pruebas clasificatorias previas a la final, lo que les ha llevado a presentar inicialmente a sus seis "candidatos" escogidos a dedo (algunos de ellos con escaso meritaje).

Peor aún me parece el hecho de que estén jugando con las ilusiones de estos jóvenes. Primero los ponen, luego los quitan, y los sustituyen por otros elegidos "dedocráticamente" y que tampoco despiertan un mayor interés que los anteriores.

Para colmo de los colmos... no se cuenta con ningún aspirante proveniente de la Escuela de Tauromaquia de la Región de Murcia. ¡Lo que me faltaba por ver! ¡No dirán que les falta rodaje! Porque desde que tomó las riendas Pepín Liria no han cesado de torear, sobre todo en el campo, realizando ese trabajo necesario y silencioso que pronto (con el permiso de quienes tienen la llave de las oportunidades) empezará a dar sus frutos.

Sólo espero que la novillada de erales escogida en la acreditada y prestigiosa ganadería de los Bellos Montes tenga hechuras de eso (de erales) y no de corridón de toros.

Corren malos tiempos para la lírica, pero no me gusta como canta la cabra. ¿Y a ustedes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario